Albert Einstein

"El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo Arte y Ciencia verdaderos". Albert Einstein.

domingo, 24 de agosto de 2014

J. J. Benítez, Nada es lo que Parece: Caballo de Troya

“la ciencia es muy importante, pero el corazón lo es más” J. J. Benítez





            A estas alturas poca presentación haría falta de uno de los escritores más carismáticos de nuestro país. Y digo escritor por el hecho de llevar más de 50 libros publicados hasta la fecha siendo su afán el alcanzar al gran Jules Verne.
            Hablar de Juan José Benítez es harto complicado, por su peculiar carácter y las controversias que el solo nombrarlo incita. No obstante, empecemos por el principio.

            Nacido en Pamplona casi por error, ya que su familia era de Barbate (Cádiz), un Sábado hacia las 2:30 horas “en uno de los clásicos despistes del Padre Universal”, según palabras del propio Benítez, el 7 de Septiembre de 1946. Su padre, modesto chófer, se mantuvo siempre firme en el deseo de que su primogénito cursara estudios. Tras hacer bachillerato en los Hermanos Marianistas, otra beca le permitió ingresar a estudiar periodismo en la prestigiosa Universidad de Navarra donde se licenciaría en Ciencias de la Información en 1965. En Enero de 1966 comenzaría su andanza en periodismo en el periódico “La Verdad” de Murcia, continuando su trabajo tras realizar el servicio militar en Zaragoza en “El Heraldo de Aragón”. Durante sus primeros años, sería enviado como corresponsal a varios países y trabajaría para diversos diarios regionales como los ya mencionados o la “Gaceta del Norte”.
            Hasta 1972, según él “era una persona normal” hasta que “el Destino con mayúsculas le salió al encuentro”. Estando en Bilbao, en “La Gaceta del Norte” recibió un teletipo que hablaba sobre un aterrizaje OVNI en Burgos, este hecho cambiaría drásticamente su vida, cubriendo varios acontecimientos para su periódico. Cabe destacar, que de manera encubierta, y antes de que esto ocurriera, Benítez, empezaría a recopilar numerosa información sobre casos adjuntos a las ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte), que hasta fechas recientes no había querido desvelar, haciéndolo en su libro “Estoy Bien”.
            En 1974 un teletipo de EFE, relataba como un grupo de peruanos, el IPRI (Instituto Peruano de Relaciones Interplanetarias; Cuyo presidente y fundador era Carlos Paz García), aseguraba estar en contacto con seres extraterrestres. Juanjo fue el encargado de cubrir la noticia y viajó a Perú. Este grupo afirmaba estar en contacto telepático con seres de Ganímedes (para saber más, leer: Un Universo Lleno de Vida: Júpiter y las "Galileanas"), el mayor de los satélites de Júpiter. En una de las citas que concertaban, el nombre de J.J. Benítez apareció en la lista de las personas de contacto y así fue como aquel día 7 de septiembre de 1974, Juanjo pudo asistir, en los arenales de Chilca, a un avistamiento programado.
            A raíz del envío de sus crónicas al diario, el grupo IPRI y su “Misión RAMA” fueron conocidos en toda España. Posteriormente, esas experiencias de Juanjo serían recogidas en su libro “OVNIS: SOS a la Humanidad”, aunque el primer libro que se publicó de él fue el segundo que escribió, titulado “Existió otra Humanidad” (para saber más, leer: ¿Existió otra Humanidad?), y en el que investigaba las “Piedras de Ica”.  A raíz del éxito de este libro, en ese mismo año, pudo por fin ver la luz el primero: “OVNIS: SOS a la Humanidad”.
            1975 cambiaría su vida para siempre, como siempre él admitió la figura de Jesús de Nazaret hasta esa fecha era más bien ignorada por él. Sin embargo, durante ese año haría una serie de pesquisas sobre el sudario de Turín que arribaría en la llegada del ensayo “El Enviado” y a la postre, serviría de enlace con sus famosos “Caballo de Troya”.
            En “El Enviado”, publicado en 1979, J.J. Benítez se encarga de destripar los diferentes descubrimientos que la NASA habría hecho sobre la denominada Sábana Santa, sobre la que, habrían dictaminado que sin lugar a dudas, aquella habría sido el sudario que envolvió 2000 años antes el cuerpo yacente de  Cristo.
            A partir de ese año, y tras según él, en el propio Caballo de Troya, ser contactado por el “Mayor”, dejaría de lado el periodismo para enfrascarse por completo a la investigación.
            Desde ese momento nuestro peculiar escritor, compaginaría la investigación sobre la vida de Jesús de Nazaret junto con los casos OVNIS, y otros misterios.
            En Agosto de 1992 dirigió en El Escorial el primer curso universitario sobre los “no identificados”.
            Cabe reseñar, que a principios del siglo XXI, Benítez dirigiría y presentaría una serie documental para TVE, denominado “Planeta Encantado”, donde el propio Juan José investigaría sobre diversos misterios que envuelven la historia de nuestro planeta ligada a la evolución de la humanidad.



Caballo de Troya
           
“En 1973, las Fuerzas Aéreas Norteamericanas, después de varios años de preparación y tras un sinfín de peripecias, ejecutaron en pleno corazón de Israel uno de los proyectos más secretos, que fue bautizado, precisamente, como “Operación Caballo de Troya”. Para la elaboración de esta obra el autor se ha basado en una documentación real. Una documentación que pone al descubierto multitud de datos nuevos sobre la figura y obra de Jesús de Nazaret.
            Pero no podemos avanzar al lector cómo se consiguió esa fascinante documentación “confidencial” por parte del autor, ni tampoco el asombroso desarrollo de la referida Operación y su desconcertante final. Sería romper el encanto”.



            Con esa sinopsis nos adentrábamos en un Universo único y a la postre desconcertante.
            La historia comenzaría con Benítez en México durante la presentación de su libro “El Enviado”, cuando tras ella, regresaría a su hotel y recibiría una misteriosa llamada, del que conoceríamos como “El Mayor”, un antiguo integrante de la USAF (United States Air Force). Este misterioso personaje le pondría en antecedente del proyecto “Caballo de Troya”, en el cual se pretendía ir al pasado para verificar ciertos acontecimientos de la historia de la humanidad. Gracias a su palabra y tras una serie de acertijos y pesquisas, el periodista llegaría hasta el manuscrito que él mismo se haría cargo de transmitir a la humanidad.
            Durante la lectura nos sumergimos en un apasionante viaje a la Palestina del siglo I, donde a la vez que descubríamos a los distintos personajes, el autor, nos ponía en conocimiento a pie de página los distintos procedimientos tecnológicos que hicieron “posible” esta empresa. Un sinfín de datos técnicos nos ahogarían ante la desconcertante mirada del lector, pues, ¿cabría la posibilidad de que tales hechos fueran verdad?
            Podría haberse pensado ello mismo si no hubiera sido gracias a que el propio Benítez, a manera de epílogo cerraba en su primera edición de esta manera el primer libro de la saga:






            Lo que más puede desconcertarnos es su tono histórico, así como el carácter de los personajes bíblicos como el propio Jesús, su madre o Juan Zebedeo, así como el de personajes puramente históricos como Pilatos. Cabe recordar que al 99% los historiadores atestiguan que la figura de Jesús de Nazaret existió, como bien atestiguara ya el historiador romano Flavio Josefo, aunque sin embargo, el reflejo que se hace de este en los evangelios y nuevas interpretaciones religiosas no parecen ceñirse a la verdad. Cabe destacar el esfuerzo que se hace constantemente en la novela, porque así es, de humanizar la figura de Jesús y, a su vez, dejar de manifiesto que para nada esta figura tiene  que ver con alguna iglesia, más que la propia religión, intentando por todos los medios derribar ciertos estereotipos que hoy en día tenemos tan marcados en nuestro mundo debido, fundamentalmente y sobre todo en occidente, por lo que ha representado la Iglesia Católica en nuestra historia.
            Todo ello unido a que inicialmente Caballo de Troya constaba de unas 700 páginas, a las que se le han ido uniendo numerosos tomos, hasta recopilar más de 5000 páginas, nos hace preguntarnos, ¿qué sabe J.J. que nosotros no llegamos a vislumbrar? Digo todo esto pues, si bien es cierto que el propio autor en un principio admitía la ficción de su novela, con ella, se jugó su futuro de escritor, ya que en un principio la editorial no estaba dispuesta a sacar dicho libro con tal número de páginas, por miedo evidentemente al fracaso comercial que pudiera tener. Sin embargo, Benítez se empeñó en sacarlo hacia delante, aún sin saber que se convertiría en un fenómeno editorial que ha traspasado barreras. Entonces, ¿cómo es posible que Benítez trazara desde un primer momento la sucesión de libros que vendrían más adelante?
            Esta pregunta, es para mí la más difícil de responder, ya que desde “Caballo de Troya: Jerusalén”, se vislumbra que continuará, por dos razones, porque el libro no se limita a llamarse “Caballo de Troya”, y por aquellos hechos que suceden durante el libro, y que siempre en palabras del propio libro, son omitidas por Benítez de los hechos lineales ya que, según él, al lector quizás le resultará más fácil de comprender en contextos que en dicho primer libro, e incluso posteriores aún no se han narrado.
 La suma de todo ello hace pensar, que, aún lejos de que ocurriera de verdad, tras estos libros existía algún plan. Un plan, que quizás se nos escape.

Es raro ver como poco a poco esa idea que el propio Benítez sembró, se haya ido diluyendo para dar paso a unos libros que muchos consideran la verdad oculta de Jesús. Mientras que en el año 1984, año en que el libro salió al mercado, el autor navarro admitía la ficción de la novela, en los años posteriores conforme avanzaban las aventuras por la antigua Palestina de Jasón y Eliseo, Benítez se desdecía, llegando a omitir el epílogo que con anterioridad comentamos. ¿Por qué desapareció? Es difícil saberlo, pero ateniéndonos a la personalidad de Benítez, posiblemente proyectada al personaje de Jasón, podremos quizás atisbar el por qué.
Según “El Mayor”, Jasón, partiría junto a su compañero Eliseo en un viaje al pasado para recabar datos históricos que han sido desfigurados por el paso del tiempo. Para ello, era indispensable que ambos fueran lo más objetivos posibles, ya que no podían manchar los informes con notas superfluas que emborronaran la investigación. Si tenemos en cuenta todo ello, nos encontramos al inicio de la historia con un Benítez que acaba de tener un primer contacto con la figura de Jesús de Nazaret y, que pese a ser este católico, poco o nada quería saber de la religión en ese entonces. Muy posiblemente, y como evolución de Jasón en los libros, conforme iba teniendo mayor contacto con la figura de Jesús, Benítez, fue cambiando la percepción que tenía de este, llegando a convertirse en un enamorado del nazareno de ojos almendrados.
En la actualidad, en las diferentes entrevistas y puestas de largo de sus numerosos libros, Benítez exhala un misterio que trasciende a muchos de sus seguidores, y podemos denotar que las palabras con las que responde a cuestiones sobre los “Caballos”, Jesús o sobre el propio Dios, son sinónimas y hermanas a los sentimientos que poco a poco Jasón va despertando en su interior. Quizás sea, que, de manera recíproca Jasón fuera un reflejo de la conversión de Benítez y viceversa. Esto, y sólo son elucubraciones, llegaría a hacer que Benítez creyera verdaderamente en las investigaciones que sin duda llevó a cabo para crear la saga, y por ende a creer en la historia, lo que a la postre le llevaría a borrar de la memoria todo aquello en lo que un día podría haber sido, según él, una obra de ficción, pues, ahora, para él y para una gran mayoría era verdad. Quizás ese sea el mayor misterio de los “Caballos”, que como el propio Benítez decía, era capaz de cambiar a las personas, y que de alguna manera podemos atestiguar a su favor (para saber más, leer: El Amor Nace desde la Admiración), de que dichos libros tienen algo, que hace que desees que fueran verdad. Pero, no es más que un deseo inconsciente del hecho de que quieres creer, quieres de alguna manera tener fe.

             Lo que Benítez jamás ocultó fueron algunas de sus fuentes, como por ejemplo el libro de “Urantia”, los casos UMMO, y algunos textos apócrifos.
            Esto es bastante relevante porque de alguna manera podemos desvelar algunos de los secretos que alberga dicho libro, si podemos llamarlo así, pues a fin de cuentas lo nueve libros conforman un todo.
            El fenómeno “UMMO” (para saber más, entrar: Caso UMMO) fue un caso muy popular entre la década de los 60 y 70. Este se trataba en un principio de una serie de cartas de origen supuestamente extraterrestres que fueron destinadas a ciertas personalidades del país. En dichas cartas, se hablaba sobre todo de ciencia, es decir, de temas de biología, física y en algunos casos filosofía, todo referente al cosmos. Este sin duda sería uno de los primeros casos que el autor navarro recogería en sus primeras divagaciones como periodista, y, a sabiendas de los vericuetos de la misma, sin duda la utilizaría para hablarnos sobre la mecánica que los americanos usarían para realizar el viaje hacia el pasado.
            Si atendemos a la historia que se nos cuenta en Caballo de Troya, la USAF, empleó una tecnología de retroceso en el tiempo gracias a unas entidades elementales denominadas “swivels”, que permitían girar sus ejes para viajar a través del espacio-tiempo. Por su parte, otro de los avances que se nos narran es la capa membranosa que envuelve a la “cuna”, el dispositivo, la nave donde viajarían nuestros queridos personajes. Pues bien, todo ello, se encontraba en dichas cartas, mientras que en las novelas se les nombra por swivels y membrana, en los documentos UMMO, se les llama “ibozoo uu” e “itooaa” respectivamente.
            Mientras que en los documentos UMMO se decía lo siguiente:

“Como hemos reiterado en páginas precedentes, en el instante en que todos los IBOZOO UU correspondientes al recinto limitado por la ITOOAA cambian de “ejes” en el marco tridimensional en que está situado el observador, toda la MASA integrada en dicho recinto deja de poseer existencia física”.

En Caballo de Troya se hacía lo propio cambiando el concepto:

“Como ya he reiterado en otras oportunidades, en el instante en que todos los swivels correspondientes al recinto limitado por la membrana cambian los ejes en el marco tridimensional en que está situado el observador, toda la masa integrada en dicho recinto deja de poseer existencia física”.

Cabe destacar que Benítez ya en “Los astronautas de Yavé” menciona dichos documentos, aún más, la tecnología que permitía el soporte de las “lentes gaseosas” o la “vara de Moisés” también están descritos en las cartas UMMO. Por lo que parece evidente, que el viaje al pasado no se produjo, o, quien sabe si la USAF recopilara todos estos datos para usarlos en su favor, ya que las fechas entre el caso UMMO y el supuesto viaje, año 1973, cuadran. Sin embargo, de ser cierto, ¿por qué nadie más ha intentado hacer este salto en el tiempo?

            Benítez jamás ha ocultado su fascinación por el libro de Urantia (para saber más, entrar: Fundación Urantia), un libro de unas 2000 páginas que se proclama a sí mismo como la “quinta revelación de los tiempos”. En este se compilan numerosos datos de origen sobrehumano, donde se representa la configuración y evolución del Universo desde el punto de vista de ciertas personalidades celestes. El libro se compone de cuatro tramas bien diferenciadas, donde se hace acopio de la visión cosmológica del Universo, datos científicos de la organización en este de los cuerpos celestes, la historia de la Tierra y las enseñanzas de Jesús.
            Escrita gracias a la intervención de criaturas celestiales por medio de un contacto en trance, entre los años 1922 y 1939, sería publicada por vez primera gracias a la Fundación de Urantia en EEUU en el año 1955. Años más tarde, en 2001 tras una resolución judicial y tras la confirmación tras apelación en 2003, la Fundación perdería los derechos de autor de la edición en inglés, quedando el libro en domino público, siendo a partir de 2009 cuando se publicaría la edición en castellano.
            Siendo esta finalmente la traducción de las partes que constaba dicho libro:

·         PARTE I. EL UNIVERSO CENTRAL Y LOS SUPERUNIVERSOS
Auspiciada por un Cuerpo de Personalidades Superuniversales de Uversa que actúan por la autoridad de los Ancianos de los Días de Orvonton

·         PARTE II. EL UNIVERSO LOCAL
Auspiciada por un Cuerpo de Personalidades del Universo Local de Nebadon que actúan por autoridad de Gabriel de Salvington

·         PARTE III. LA HISTORIA DE URANTIA
Estos documentos fueron auspiciados por un Cuerpo de Personalidades del Universo Local que actúan por autoridad de Gabriel de Salvington

·         PARTE IV. LA VIDA Y LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS
Esta colección de documentos fue auspiciada por una comisión de doce seres intermedios de Urantia que actúan bajo la supervisión de un director Melquisedek de revelación.
La base de esta narrativa provino de un ser intermedio secundario a quien cierta vez fue encomendada la vigilancia y custodia superhumana del Apóstol Andrés

            Se trata fundamentalmente de esta última parte de donde provendría la mayor parte e influencia recaída sobre los “Caballos de Troya”. Si observamos con detenimiento, las enseñanzas de ese Jesús “troyano”, nos acercan de una manera nunca antes realizada por religión cristiana al cosmos y los posibles mundos que este mismo alberga, y lo que es aún más curioso, Jesús dice llamarse Micael, exactamente el nombre con el que es conocido en el libro de Urantia.
            Sabiendo esto, podemos deducir fácilmente más de media docena de libros escritos por el navarro, sin contar la saga de “Caballo de Troya”, inspirada por dicho libro, así ocurre con “Sueños” (1982), “El Testamento de San Juan (1989), “La Rebelión de Lucifer” (1995), “Mágica Fe” (1994) y un largo etc.

            Aunque está claro que tamaña empresa no es fruto únicamente de un solo libro.
            Otra de las fuentes que pudo haber tomado como referencia Benítez, es sin lugar a dudas los textos de “Nag Hammadi”, una colección de textos gnósticos realizados por los primeros cristianos, descubiertos en 1945 en el pueblo de mismo nombre en Egipto.
            Entre estos texto se encuentra el denominado Evangelio de Tomás, que muchos lo conocen como el quinto Evangelio. En palabras del catedrático en filología griega y especializado en lengua y literatura del cristianismo antiguo, Antonio Piñero, este podría haber configurado sin lugar a dudas los denominados Canónicos, ya que según él, por antigüedad, se acercaría mucho más a lo que estos transmiten que a los demás Evangelios desterrados por la Iglesia Católica.
            Quizás por ello mismo Juanjo, extrae de este bastante jugo para su obra bien pudiéndolo denotar en las siguientes líneas:
            Evangelio de Tomás, versículo 2:

            “Yeshúa dice: Que quien busca no deje de buscar hasta que encuentre, y cuando encuentre se turbará, y cuando haya sido turbado se maravillará y reinará sobre la totalidad (y hallará el reposo)”.

            Caballo de Troya:

            “Bienaventurado el que busca, aunque muera creyendo que jamás encontró. Y dichoso aquél que, a fuerza de buscar, encuentre. Cuando encuentre, se turbará. Y habiéndose turbado, se maravillará y reinará sobre todo”.


            “No hay misterios, sólo hay falta de información. Tampoco hay milagros, sólo hay hechos científicos ignorados”. Slogan del Grupo ELRON.

            El fundador del grupo ELRON, Horacio Velmont, grupo dedicado a la investigación psíquica de habla hispana y decidido a desvelar todos los misterios e incógnitas de la historia del hombre declaró en su momento lo siguiente:

            “En rigor, nada debemos reprocharle a Benítez, porque él nunca se propuso develar ningún misterio ni tampoco adelantarse a su tiempo con algún tipo de revelación. Simplemente, elaboró una novela para entretener al lector, utilizando como base documentos históricos para que -al hacer la ficción más creíble- resultase muy atractiva. Jules Verne, entre otros autores, también utilizaba este recurso, y por eso sus obras son tan cautivantes. Cuando la ficción es mezclada con la realidad, la ficción se torna increíblemente verosímil. Y esto es muchas veces peligroso para el lector poco instruido”.

            ¿Acaso es ese peligro, el que ha hecho que Benítez cambie su manera de ver su propia novela?

            Año 1999, presentación de Caballo de Troya: Hermón; al ser preguntado por el origen de la novela, responde lo siguiente:
           
            “No es una novela. Muchos se quedan más tranquilos pensando que es una novela”. Cuando le preguntan “¿Qué es entonces?”, insiste: “Investigación. Yo soy periodista. (…) Yo no invento nada”.

            A lo largo de estos 30 años, los “Caballos” han pasado de ser un mero éxito literario, a ser para muchos la verdad que esconde pudorosamente alguna organización secreta sobre la vida de Jesús de Nazaret. Ciertamente a este misterio, sin lugar a dudas, ha sido el propio Benítez quien ha contribuido a ello inexorablemente.
            Durante estas tres décadas, sus discursos han cambiado del mayor de los escepticismos, pasando por el mayor de los convencimientos, al ahora, donde deja entrever que a pesar de los pesares, su obra no es más que una ficción realizada eso sí con el más exhaustivo de los análisis sobre el medio, la historia, geografía etc, de esos primeros años de nuestra era, donde un hombre sin igual caminaba a la vera de personas corrientes a los cuales trataba como sus semejantes. Sin embargo, como él mismo dice, los “Caballos” encierran algo, que atrapa a la gente, y que sin duda en ellos hay mucho más de verdad de lo que la gente de a pie suele pensar, eso, sin lugar a dudas sólo él lo sabe.
            A principios del siglo XXI, en Julio de 2002, Benítez estuvo a punto de abandonar este mundo. Este, hubiera perdido uno de los investigadores, periodistas, escritores, más carismáticos de las últimas décadas. Desde ese momento, el navarro empezaría a ver la vida de una manera más diferente aún, si cabe. Su figura sobre Dios, cambió al concepto “Padre Azul” como él lo llama. Hecho este por el cuál abandonaría su fe en la Iglesia Católica, motu proprio pediría su excomulgación concedida en 2005 (Para saber más, leer: Carta abierta contra Benítez). Todo ello conllevaría a Juan José, replantear su postura de no mostrar sus fuentes, y de que quizás llegado el momento de su partida, se debiera de hacer, por lo que, desde hace algún tiempo, el autor, cree que lo más sensato sea dejar todo bajo notario, para una vez ocurra tal desenlace todo salga a la luz.
            Es raro ver a J.J. caer en la tentación de filtrar algunas de sus fuentes, por eso tras su primera publicación en 1984 de Caballo de Troya: Jerusalén, su obra por aquel entonces de ficción se ha ido convirtiendo poco a poco en toda una realidad para él mismo, y en su tesón de ir revelando este misterio, puso un nombre en alza, el Dr. Manuel Bautista Aranda, Doctor Ingeniero Aeronáutico. Bautista,  trabajó durante veinte años en el Complejo Espacial de la NASA de Robledo de Chavela, primero como Codirector y después como Director del mismo. Fue Director General del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), publicando más de 50 artículos sobre temas del Espacio. Ya que según Benítez fue él y no otro quién le ayudó en su trabajo para verificar las informaciones proporcionadas por Jasón, el “Mayor” de la USAF.  Un hombre por lo tanto a tener en cuenta.



            Quizás Caballo de Troya haya terminado, pero el viaje iniciado por J.J. Benítez continúa hoy día con “El Día del Relámpago”, donde una vez dejados los informes sobre el pasado, se nos adelanta en el libro acontecimientos futuros revelados a estos navegantes del tiempo… Quizás este sea el último estertor de Benítez para demostrar que él sabe algo que a los demás se nos escapa, pues, si algo de lo que en dicho libro se expone llegara a ocurrir, ¿quién sería entonces aquel que criticara a J.J.?

            ““Caballo de Troya” terminó pero, ¿qué le sucedió al mayor tras su regreso a 1973? ¿Imagina usted “Rayo negro”? ¿Fue el general Curtiss un traidor?
“El día del relámpago” es un thriller en el que usted vivirá 101 días trepidantes.
¿Murió Eliseo? ¿Se hundió la “cuna” en el mar Muerto?
Aunque lo intente no podrá imaginar lo que sucederá el 29 de agosto de 2027. Tendrá que leerlo (y tampoco).
Con este libro, usted “vivirá lo no vivido””.



            Juan José Benítez, es un hombre que celebra la Navidad el 21 de Agosto. Un hombre simple, al que le gusta la pesca, que vive con su mujer a la orilla del mar, de la mar, como a él le gusta llamarle, en su casa Ab-bã (Dios-padre), en Barbate. Un hombre, a sus casi 68 años, con 58 libros publicados, a la zaga de uno de sus mayores mitos, Jules Vernes. Un hombre al fin y al cabo, que intenta buscar respuestas como todos nosotros, que intenta por todos los medios satisfacer esa curiosidad tan acuciante en el ser humano de conocer lo desconocido. Es ese mismo hombre que a cada palabra que escribe, con cada renglón y estrofa hace que todos creamos que los viajes en el tiempo son posibles, que sin dudas, existen, que no sólo existe un solo Universo, que existen varios… Al final del camino, nada importa que lo escrito pueda o no haber sucedido en realidad, lo que importa es todo lo demás, lo que importa es que finalmente te demuestra que cualquier frontera es posible, y que realmente esos Universos, y esos viajes en el tiempo existen, aunque nosotros lectores, los conozcamos por otro nombre, con otro concepto diferente, definidos en una sola palabra, una palabra que puede a fin de cuentas cambiarlo todo en la vida de un hombre, en la historia de la humanidad entera, los libros.



“Ni que decir tiene que no es mi intención lastimar a nadie. Naturalmente, no tengo la verdad. Sólo deseo exponer lo que me dicta el corazón y lo que he podido descubrir en estos largos años de continuas pesquisas y serena reflexión.
Como he repetido muchas veces, si sus principios religiosos se encuentran definitivamente cristalizados, por favor, evite este libro. No caiga en la tentación de leerlo. Sólo añadirá confusión a la confusión. Por el contrario, si es usted una persona que duda, si sólo ha hallado insatisfacción en lo que predican las iglesias, entonces, ¡adelante! ¡Atrévase! Examine esta nueva visión de Jesús de Nazaret y filtre. Juzgue por sí mismo. Él hará el resto...” J. J. Benítez

3 comentarios:

  1. NOSTRADAMUS Y EL ASTEROIDE AN10 1999
    Centuria X
    Cuarteta 72
    El año mil novecientos noventa y nueve siete meses,
    Del cielo vendrá un gran Rey de terror:
    Resucitar el gran Rey de Angolmois,
    Antes después Marte reinar por dicha
    Nostradamus nos habla de algo que vendrá del cielo y que provocará gran terror entre los humanos.
    ¿Que puede venir del cielo que provoque tanto temor entre la humanidad?
    Un asteroide.
    Cuando los astrónomos descubren un nuevo asteroide el nombre que le ponen es el del año en que ha sido descubierto.
    En 1999 astrónomos descubrieron un asteroide que se acercará peligrosamente a la Tierra en el año 2027 y en 2039.
    Asteroide que lleva por nombre 1999 AN10.
    ¿Nostradamus nos está dando el nombre del asteroide en su cuarteta y nos dice que se va a estrellar contra la Tierra?
    ¿ Nos está diciendo que después de la caída del asteroide la guerra reinará felizmente? ( Marte dios de la guerra en la mitología romana )
    Centuria I
    Cuarteta 69
    La gran montaña redonda de siete estadios,
    Después paz, guerra, hambre, inundación.
    Rodará lejos abismando grandes regiones,
    Aún antiguas, y gran fundación.
    Montaña redonda se refiere a la forma que tiene el asteroide y nos dice el tamaño , siete estadios.
    El estadio es una unidad de longitud romana equivalente a 134 metros.
    El tamaño que nos da para el asteroide es aproximadamente de mil metros , la misma que tiene el asteroide 1999 AN10.
    Nos dice en la cuarteta que antes de la caída del asteroide habrá paz pero después vendrá la guerra y que la caída del asteroide provocará inundación, de esta forma nos está diciendo que caerá en el mar, abismando (inundando) grandes regiones.
    En el apocalipsis de San Juan también se habla de la caída de un asteroide en el mar.
    "El segundo ángel toco la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida" (Apocalipsis 8:8,9)
    Nostradamus escribió sus cuartetas en francés, si observamos la primera línea se puede traducir por "El año 1999" y al mismo tiempo nos está dando el nombre del asteroide "El an 1999".
    Century 10
    Quatrain 72
    L'an mil neuf cens nonante neuf sept mois,
    Du ciel viendra un gran Roy d'effrayeur.
    Resusciter le grand Roy d'Angolmois.
    Avant apres Mars regner par bon heur.
    También observamos que Nostradamus ha incluido la cuarteta del asteroide en la décima (10) centuria dándonos más pistas sobre el nombre completo del asteroide que en un futuro impactará contra la tierra.
    Asteroide an10 1999.

    ResponderEliminar


  2. ¿Donde caerá el asteroide?
    Nostradamus nos dice que caerá en el mar provocando una ola que inundará grandes regiones.
    Solo hay que buscar alguna cuarteta que nos hable de una ola de grandes proporciones.
    Creo que la cuarteta es la siguiente:

    Centuria VIII
    Cuarteta XVI
    En el lugar que Hierón hizo su nave fabricar,
    Tan gran diluvio será tan súbito,
    Que no habrá lugar ni tierras donde refugiarse,
    La ola subirá Fesulano Olímpico

    Hierón II, rey de Siracusa (265-215 a. C.) mandó construir un navío con el cual ningún otro pudiese competir, y en efecto, fue tan grande que no se halló en toda la Sicilia un puerto que pudiese contenerlo y lo entregó cargado de trigo como regalo a Ptolomeo III en Alejandría.
    Fesulano: Faesulae, Fiesole, es una ciudad de la provincia de Florencia, en la Toscana, Italia. Se encuentra a 8 km de Florencia en una montaña (346 m). En esta ciudad encontramos perfectamente conservado un teatro romano.
    ¿Que puede provocar un diluvio tan súbito del que nadie pueda escapar?
    ¿Que puede provocar una ola de semejante magnitud que vaya desde la ciudad de Siracusa (Sicilia) hasta la ciudad de Fiesole al norte de Italia?
    ¿El impacto de un asteroide en el mar y el tsumani que va a provocar?

    Centuria II
    Cuarteta 16
    Nápoles, Palermo, Sicilia, Siracusa,
    Nuevos tiranos, fulgurantes fuegos celestes:
    Fuerza de Londres, Gante, Bruselas y Susa
    Gran hecatombe, triunfo festejar victoria.

    En esta cuarteta Nostradamus nos vuelve a nombrar la ciudad de Siracusa junto a fuegos celestes y gran hecatombe.

    Juan Carlos de Madrid

    ResponderEliminar
  3. NOSTRADAMUS Y LA SEXTILLA NUMERO 27

    Sextilla, 27
    Celeste feu du costé d´Occidente,
    Et du midy, courir jusqu´au Levant,
    Vers demy morts sans poinct trouver racine
    Troisème aage, à Mars le belliqueux,
    Des Escarboucles on verra briller feux,
    Aage Escarboucle, et à la fin famine.

    Celeste fuego del lado de Occidente,
    Y del mediodía, correr hacia el Levante,
    Gusanos medio muertos sin encontrar raíz alguna
    Tercera edad, a Marte el belicoso,
    Carbúnculos se verá brillar fuego,
    Edad carbúnculo y al final hambre.

    Si nos fijamos atentamente la sextilla número 27 y la centuria X cuarteta 72 prácticamente hablan de la caída de algo que viene del cielo y de que Marte (la guerra) reinará felizmente.

    En la sextilla incluso nos habla de "la tercera edad de Marte el belicoso" una forma de hablarnos de la tercera guerra mundial.

    Century 10
    Quatrain 72
    L'an mil neuf cens nonante neuf sept mois,
    Du ciel viendra un gran Roy d'effrayeur.
    Resusciter le grand Roy d'Angolmois.
    Avant apres Mars regner par bon heur.

    Centuria X
    Cuarteta 72
    El año mil novecientos noventa y nueve siete meses,
    Del cielo vendrá un gran Rey de terror:
    Resucitar el gran Rey de Angolmois,
    Antes después Marte reinar por dicha.

    Nostradamus nos da el nombre del asteroide que caerá en la tierra en un futuro.

    Asteroide an10 1999. "L'an mil neuf cens nonante neuf".
    El año del primer acercamiento de este asteroide a la Tierra es 2027.

    Es curioso ver como Nostradamus ha colocado la sextilla en el número 27 el mismo año que ese asteroide se acercará a la tierra.
    Si leemos el número 72 al revés aparece el número 27.

    Juan Carlos de Madrid

    ResponderEliminar