Albert Einstein

"El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo Arte y Ciencia verdaderos". Albert Einstein.

sábado, 3 de octubre de 2015

Nuestros Cielos: Eclipse Lunar

Mirar a los cielos es algo que los hombres llevan realizando desde tiempos inmemoriales.




            La pasada noche que comprendía el paso de día 27 al 28 de septiembre pudimos vivir un fenómeno que durante el pasado siglo XX solo había acontecido en cinco ocasiones: 1910, 1928, 1946, 1964 y el último que tuvo lugar en 1982. Se trataba de un eclipse total de Súper Luna, un acontecimiento peculiar por sus características, y que se pudo contemplar durante 72 minutos en partes de América, Europa y África.
            Los eclipses de Luna no son tan extraños como podríamos llegar a pensar, se trata de una alineación entre Sol, Tierra y Luna, de modo que nuestro planeta bloquea la luz de nuestro astro rey que se dirige hacia nuestro satélite, al igual que nuestro satélite hace en los eclipses de Sol, interponiéndose el astro entre nuestro planeta y la luz solar que nos llega. Sin embargo, este hecho acontece de promedio durante dos veces al año, intercalando eclipses:

·         Penumbrales, la Luna atraviesa la penumbra (región de sombra débil entre la luz y la oscuridad total) terrestre.
·         Parciales, una parte de la Luna entra en la umbra, es decir en la sombra.
·         Totales, la Luna se localiza en su totalidad en la zona umbral.

            ¿Por qué es tan inusual entonces los eclipses de Súper Luna?
            Como sabemos los cuerpos celestes tienen diferentes tipos de movimientos, por ejemplo, los planetas tienen dos movimientos característicos fundamentales, el de traslación y el de rotación. En el caso concreto de la Tierra su traslación la realiza alrededor del Sol, dicho movimiento no tiene una órbita circular sino que realiza un movimiento elíptico entorno a la estrella, su punto más cercano al Sol sucederá en algún momento en los 365 días 6 horas 9 minutos 9,76 segundos de los que se compone nuestro año terrestre, es decir, en su perihelio, o por el contrario cuando nos hallemos más alejados, en su afelio.
            La órbita lunar en torno a la Tierra tiene unas características muy semejantes a las antes descritas, por lo que su punto más cercano del centro terrestre será su perigeo y su punto más alejado llamado apogeo. Con estos datos sabemos que su perigeo se encuentra a una distancia de la tierra que ronda los 356000 km y los 406000 km en el apogeo.
            Por lo que para poder catalogar  a nuestro satélite con la definición de “Súper”, debemos tener una Luna llena en su perigeo o cercano a él, desde el cual los habitantes de la Tierra observaremos que la Luna ha crecido alrededor de un 14% respecto a su tamaño “natural”.
            Durante 2015 tendríamos pues hasta tres Súper Lunas en nuestros cielos, 29 de agosto, 28 de septiembre y 27 de octubre, dentro de los cuales la más cercana a la Tierra sería la de la pasada noche de septiembre a unos 363306 km, coincidiendo en su posición la Tierra entre ella y el Sol, teniendo pues un eclipse de Súper Luna que no se volverá a repetir hasta 2033.
           
            El tiempo es tan imprevisible como la vida misma, ¿no lo creéis? A veces avanza lento y otras a contra reloj. Sí, definitivamente es así.
           
            2:00 am
            Yo me hallaba tumbado en la cama, leyendo, haciendo esfuerzos por mantenerme despierto. Un capítulo más, sí, uno sólo más… Uff, casi me duermo, casi doy una cabezada, y otra, bueno he conseguido mantenerme alerta. Termino el capítulo. Miro el reloj que está en mi mesilla, marca las 2:52 de la mañana. Justo a tiempo. Salgo al patio que da justo a mi habitación, ahí está la Luna, en lo alto, contemplándome, contemplándola a 51º sobre el horizonte. Hace algo de fresco, debo cambiarme si quiero permanecer más de una hora viendo el acontecimiento. Me pongo un jersey y un vaquero, salgo, ya ha comenzado, un pequeñísimo arco de oscuridad ha empezado a engullir a nuestro bello satélite, son las 3:09 am.
            Tras meditarlo decido subir a la azotea, allí se verá definitivamente mejor el espectáculo y podré contemplar la noche con mayor admiración si cabe.
            Definitivamente hace frío.
            Doy un rodeo por la azotea, miro el horizonte, al este, luego al oeste, sur, norte. Bueno, pienso, podría ser peor. Acabamos de dejar atrás días tormentosos en Granada, sí, se ven al norte ciertas nubes de evolución, pero espero que no me fastidien el día. Parece que no desde luego. Aunque no hace nada de viento, quizás una ligerísima brisa.



            3:30 am
            La oscuridad ha ido avanzado poco a poco por el cuerpo del astro, pronto la Luna tomaría la personalidad de los símbolos de la luz y la oscuridad, el Yin y el Yang representados en los cielos de la Tierra. La Luna ha entrado en la penumbra.
            Desde diversos lugares de la península empiezan a llegarme las primeras fotos, que podéis disfrutar en esta entrada, y comentarios, gracias a la tecnología por la que puedo interactuar al momento con mis compañeros de Un Punto Azul, Agrupación Astronómica Magallanes de Jerez de la Frontera, Pamplona, Galicia... Es maravilloso.



            Me entretengo mirando al este. Me encanta ver la constelación de Orión con la supergigante Rigel que nos mira a más de 800 años luz en los cielos, se acerca el invierno, y pronto será su gran monarca, como en su día lo fuera la Osa Mayor en verano. Tras Orión puedo apreciar a Tauro y su preciosa gigante Aldebarán que nos contempla a más de 65 años luz y ahí, como parte de su escolta, las bellísimas Pléyades. A su izquierda se alza la constelación de Auriga, con su precioso sistema cuádruple de estrellas cuya luz nos llega desde más de 42 años en el espacio, ahí se encuentra Capella.



            Todo es tan bonito. Ojalá se apagaran las luces de la ciudad, es fascinante, estoy anonadado.
            En ese preciso instante, algo capta mi atención, un bólido que surca los cielos como si de un deseo se tratara, empezando su recorrido desde la constelación de Auriga, resplandece por décimas de segundo hasta perderse en la noche. ¿Qué hicimos mal para olvidarnos de los cielos? Para saber más, leer: Nuestros Cielos


           
            3:55 am
            La sombra casi se ha comido ya a la Luna, pero la sombra ya no es oscura, es ¡roja! ¡Qué demonios estoy viendo! Da la impresión como si un meteoro, u otro planeta, estuviera impactando con la Luna… Parece como si alguien hubiera encantado a nuestro satélite… Como si la Luna no fuera ella, como si de alguna manera se hubiera vestido con las galas de nuestro planeta vecino, Marte. La Luna ya no luce con su resplandor, es roja casi al completo, pues aún, el eclipse no se ha completado.
            Hay algo mágico en todo lo que está ocurriendo. La tela rojiza que cae en torno al cuerpo celeste causa gran impresión, se asemeja mucho a un párpado semicerrado. Aún se puede ver algo del color natural de la Luna, pero ya no es ella. Definitivamente la penumbra ha dado paso a la umbra, la “oscuridad” total.
            Lo que algunos llaman Luna de Sangre, no es más que el color rojizo, ocre del cuál la Luna se cubre, debido a la refracción que la atmósfera de la Tierra hace al estar delante de la luz del Sol que antes era proyectada directamente a la superficie lunar. Mientras que la luz azul tiende a la dispersión y se pierde en el espacio, la roja se concentra en la Luna que se refleja mostrándonos ese tono tan característico.



            No me extraña que hace miles, millones de años, cuando nuestros ancestros contemplaban tamaño espectáculo palidecieran, y creyeran que de alguna manera los dioses del miedo y la guerra iban a bajar a por ellos para darles escarmientos por cualquier ofensa que hubiera podido ser cometida hacia ellos. Es tremendo. Hipnótico. Desde luego, si no supiera lo que está aconteciendo, el miedo me invadiría de pies a cabeza. ¿Qué sentirían en la antigüedad? Es difícil saberlo, pero no me extraña de ninguna manera las inimaginables supersticiones que debían acarrear acontecimientos como el que contemplábamos en ese instante a esos pueblos, a esas personas de allende los tiempos.

            4:10 am
            La noche ha avanzado lo suficiente para que las nubes de evolución que se encontraban distantes, ya no lo estén tanto. Sin embargo, cuando parecen que van definitivamente en rumbo de colisión hacia el astro de la noche por excelencia, se van difuminando, quedando a su alrededor pequeñas nubecillas, desmembradas de su tronco madre. Que suerte.
            Es tan tarde, o tan temprano, que ya se puede contemplar bajo todas esas constelaciones antes descritas el destello de la estrella más brillante que el ser humano puede observar desde la Tierra, Sirio. Son muchas las leyendas y mitos alrededor de dicha estrella, pero eso queridos amigos, es harina de otro costal, que quizás, algún día me anime a contar. No obstante, por mi mente fluyen esas historias cuando la veo allí, a no más de 8,6 años luz, casi podríamos decir que es una vecina de nuestro sistema, y sin embargo, tan lejos… Con nuestros cohetes más potentes, haciendo unos cálculos a ciegas tardaríamos alrededor de 175 mil años en llegar hasta su sistema formado por tres estrellas.
           



            La Luna es completamente roja. Parece el dios de la guerra totalmente. Ya no se encuentra tan alta como antes, sino a unos 38º. Aunque para mi desgracia, alrededor de las 4:45 am las nubes tapan definitivamente a la Luna. Quizás sea tiempo de volver a casa, tomar un vaso de leche calentito e irme a dormir.



            5:20 am
            Ha sido una noche mágica. Nunca pensé que vería algo de tamaña dimensión. Aunque quedan muchos eclipses por ver, muchas cosas por descubrir, mientras mi mente empieza a volar, me pregunto dónde estaré dentro de 18 años, el Jueves Santo día 14 de Abril de 2033, y si claro, llegaré a estar.


Buenas noches.


Próximos eclipses lunares en el siglo XXI

Penumbrales
     Parciales
Totales
16 de Septiembre de 2016
7 de Agosto de 2017
27 de Julio de 2018
11 de Febrero de 2017
16 de Julio de 2019
21 de Enero de 2019
10 de Enero de 2020
28 de Octubre de 2023
16 de Mayo de 2022
5 de Junio de 2020
18 de Septiembre de 2024
7 de Septiembre de 2025
5 de Julio de 2020
14 de Marzo de 2025
31 de Diciembre de 2028
19 de Noviembre de 2021
28 de Agosto de 2026
26 de Junio de 2029
5 de Mayo de 2023
12 de Enero de 2028
20 de Diciembre de 2029
25 de Marzo de 2024
15 de Junio de 2030
18 de Octubre de 2032
20 de Febrero de 2027
28 de Septiembre de 2034
14 de Abril de 2033
6 de Julio de 2028
19 de Agosto de 2035
11 de Febrero de 2036
9 de Diciembre de 2030
27 de Julio de 2037
7 de Agosto de 2036
7 de Mayo de 2031
6 de Junio de 2039
18 de Noviembre de 2040
30 de Octubre de 2031
30 de Noviembre de 2039
19 de Septiembre de 2043
3 de Abril de 2034
16 de Mayo de 2041
13 de Marzo de 2044
21 de Enero de 2038
8 de Noviembre de 2041
12 de Enero de 2047
17 de Junio de 2038
18 de Julio de 2046
1 de Enero de 2048
11 de Diciembre de 2038
26 de Junio de 2048
6 de Mayo de 2050
3 de Marzo 2045
17 de Junio de 2057
30 de Octubre de 2050
20 de Diciembre de 2048
11 de Diciembre de 2057
26 de Abril de 2051
15 de Junio de 2049
2 de Febrero de 2064
19 de Octubre de 2051
9 de Noviembre de 2049
17 de Julio de 2065
22 de Febrero de 2054
15 de Abril de 2052
11 de Enero de 2066
11 de Febrero de 2055
4 de Marzo de 2053
17 de Mayo de 2068
6 de Junio de 2058
26 de Julio de 2056
17 de Mayo de 2068
30 de Noviembre de 2058
22 de Diciembre de 2056
19 de Octubre de 2070
4 de Abril de 2061
15 de Abril de 2060
22 de Febrero de 2073
25 de Marzo de 2062
9 de Octubre de 2060
17 de Agosto de 2073
18 de Septiembre de 2062
8 de Noviembre de 2060
22 de Diciembre de 2075
30 de Octubre de 2069
14 de Marzo de 2063
29 de Noviembre de 2077
17 de Junio de 2076
7 de Septiembre de 2063
16 de Abril de 2079
10 de Octubre de 2079
22 de Enero de 2065
25 de Marzo de 2081
29 de Septiembre de 2080
31 de Diciembre de 2066
13 de Febrero de 2082
2 de Febrero de 2083
28 de Mayo de 2067
20 de Noviembre de 2086
22 de Enero de 2084
27 de Junio de 2067
30 de Octubre de 2088
15 de Marzo de 2090
21 de Noviembre de 2067
1 de Enero de 2094
8 de Septiembre de 2090
16 de Marzo de 2071
17 de Junio de 2095
29 de Agosto de 2091
4 de Marzo de 2072
11 de Diciembre de 2095
21 de Diciembre de 2094
28 de Agosto de 2072

21 de Octubre de 2097
11 de Febrero de 2074

15 de Abril de 2098
7 de Agosto de 2074


27 de Abril de 2078


21 de Octubre de 2078


18 de Septiembre de 2081


17 de Julio de 2084


10 de Enero de 2085


8 de Junio de 2085


1 de Diciembre de 2085


19 de Septiembre de 2089


5 de Marzo de 2091


23 de Febrero de 2092


19 de Julio de 2092


12 de Enero de 2093


8 de Julio de 2093


12 de Enero de 2093


8 de Julio de 2093


6 de Junio de 2096


29 de Noviembre de 2096


19 de Agosto de 2100



No hay comentarios:

Publicar un comentario