Albert Einstein

"El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo Arte y Ciencia verdaderos". Albert Einstein.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Cuando la Tierra Habla: Apo Namalyri, Pinatubo

            Los dioses de la Tierra duermen, duermen pero permanecen en sueños pendientes de la humanidad, aquellos por los que fueron creadores y creados, aquellos por los que viven y creen.
            La tribu de los Aeta sabe de sobra de lo que les hablo, ellos veneraban al dios creador de todo, el ser supremo Apo Namalyri.
           
            Namalyari observaba desde las entrañas de la Tierra esperando el momento para recordar a los humanos, que, el poder de la naturaleza jamás podrá ser desafiado por los insolentes mortales.
            Pasarían siglos, donde el gran dios dormiría, hasta que, un día, el 2 de Abril de 1991, tras más de V siglos en la sombra, recordaría al mundo la voracidad de los dioses, unos dioses ancestrales y primitivos que nos recuerdan una y otra vez que somos la tierra misma, y, que si ellos así lo desean, al polvo deberemos volver.
            Lo que aquel ser supremo vio al despertar le desgarró el alma, aquella montaña que el custodiaba estaba siendo destruida, prostituida por el hombre. Los bosques antes frondosos habían dado paso a yermas praderas, donde antes había árboles, ahora se levantaban fábricas que contaminaban los cielos, que en su día celestes se alzaban al firmamento.
            Apo Namalyari encolerizó. Durante meses acumuló una fuerza destructiva jamás vista por el hombre moderno, equivalente a la desvelada por su hermano Krakatoa en 1883. (Para saber más, leer: El Rugido de Gaia)


            Mientras esto ocurría, los pueblos de las laderas, tribus antiguas, arcaicas que vivían en las faldas del monstruo observaron los signos que alertaban y precedían a la catástrofe.
            Algunos de los Aetas bajarían hacia las zonas del mundo civilizado para alertar de ello. De esta manera, ese 2 de Abril empezaría una investigación que salvaría a cerca de un millón de personas de ser incineradas, calcinadas en vida.
            Las pequeñas explosiones que pudieron ser vistas por los Aetas alertaría al gobierno filipino que, mandaría hacia la montaña los mejores sismólogos con los que contaba el país. Estos, por su parte, empezarían a indagar, descubriendo una caldera bajo ellos, y, descubriendo que la montaña guardaba un oscuro secreto, se trataba de un volcán explosivo, y a tenor de las indagaciones uno de los mayores que la humanidad habría podido ver desde que empezara a andar por la Tierra, que se encontraba en el anillo de fuego. (Para saber más, leer: El Gran Cuello de Botella)
            Sin embargo, los medios tecnológicos de los que disponían los investigadores, no eran lo bastante avanzados como para descubrir todos los secretos que guardaba en su interior. De esta manera se produciría un debate sobre sí pedir o no ayuda a los americanos, que, por aquel entonces tenía la base aérea más grande fuera de su país a escasos 16 km de la cima del Pinatubo.
            Clark Air Base, era una antigua base de los EEUU Air Force en la isla de Luzón en Filipinas, se situaba a sólo 3 km al oeste de la ciudad de los Ángeles, y a unos 40 km al noroeste de Metro Manila. Se trataba de una instalación militar estadounidense desde 1903, la cual, cubría  unos 37 km2 con una reserva militar que se extendía al norte y que cubría otros 596 km2.
            Se trataba de un bastión de las fuerzas filipinas y americanas desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1975, y la piedra angular de apoyo logístico durante el conflicto con Vietnan.

            Tras agrios debates, finalmente decidieron pedir ayuda a los americanos que enviaron a sus mejores vulcanólogos a la zona. En las primeras inspecciones los patrones eran claros, había que desalojar la zona, el problema sin embargo radicaba en el tiempo, ¿cuándo sucedería el cataclismo? Era una cuestión imposible de predecir, podía ocurrir en día o en años, eso, sólo lo podía saber el dios de la montaña.
            Así fue pasando las semanas, los meses, mientras que el gobierno de los EEUU presionaba para que sus científicos desmontaran todo, a no ser que existiera un riesgo real de erupción, el gobierno de filipinas instaba a los gobiernos locales a evacuar las zonas que corrieran riesgos, sin embargo, los elevados costes hacían a estos, reacios de tal evacuación, sin existir la convicción real del cataclismo.
            Pero pronto, las evidencias darían la razón a aquellos que defendían el despertar del dios.

            A principios de Junio la caldera se fue calentando, evidenciando un mayor estímulo en su interior, lo que hizo que la presión en su interior se elevara de manera drástica, esto provocó una serie de terremotos que se alargaron durante el comienzo de aquel mes de Junio de 1991. Algo iba a pasar, pero nadie podía imaginar la magnitud de la bestia.
            Los sismólogos se afanaban en descubrir junto a los vulcanólogos como de grande podía ser el tapón, que hacía que la lava no fluyera al exterior, pero los datos eran confusos.
            De esta manera, se buscaron otros modos de descubrir cuan destructor podía llegar a ser el dios bajo la montaña. Buscaron evidencias de anteriores erupciones, y lo que descubrieron llenó de temor el corazón de aquellos buenos hombres. Bajo los pies de la misma base de Clark se hallaba la evidencia viva de la furia desatada por la tierra. Las pruebas que se descubrieron, daban a entender, que, el monstruo que estaba a punto de despertar, era mayor en potencia que Krakatoa.
            El 7 de Junio, una gran columna de humo se elevó a los cielos por 8 km,  iniciando una escalada en los temblores que recorrían la tierra llegando a corresponder un terremoto por minuto.
            Los esfuerzos que los científicos hicieron fueron titánicos. Sabían, al contrario que la población, que ese no era ni mucho menos el fin, sino el principio de una historia temible, de una historia que terminaría desatando los infiernos en la Tierra.
            Las ciudades empezaron a ser desalojadas, pero un nutrido grupo de tribus se negarían a partir, esa era su tierra, y nunca la abandonarían.
            Ante esta tesitura, el gobierno de filipinas, ayudado por un gran cuerpo de científicos, elaboraron un vídeo con imágenes de las más funestas catástrofes llevadas a cabo por los dioses de la Tierra. Así fue como recorrieron durante días aldea por aldea, tribu a tribu, enseñándoles el poder que desataría Apo sobre ellos. Ahora tenían que elegir, entre la civilización que había enfurecido a Apo, o un dios encolerizado y desatado de sus cadenas en la tierra.
            Muchos fueron los que abandonaron sus casas, a las que nunca más volverían, y si lo hacían, recordarían con amargura, que un día allí mismo se elevaba un paisaje que jamás sería recuperado. Otros, la minoría, decidieron quedarse a esperar.

            A las 8:50 am del 12 de Junio de 1991, Namalyri se libraría finalmente de sus cadenas, y aunque pareciera increíble nada se escuchó, pero la verdad era que allá arriba asomaba una gigantesca nube de ceniza que se elevaba a gran velocidad a 19 km de la superficie. Muchos creyeron que esa era su furia final, pero estaban equivocados.
            Los científicos seguían trabajando en sus estudios, y, dictaminaron, que no había señal alguna que diera lugar a pensar que el magma hubiera brotado al exterior, y, por tanto, eso sólo podía significar una cosa, lo peor estaba por llegar, y no tardaría en hacerlo.
            Los pocos que quedaban en sus tierras, huyeron despavoridos buscando refugio lejos del volcán, salvo un pequeño grupo de Aetas que se refugiaron en una cueva en las faldas del volcán esperando el final o, un milagro.

            Durante las siguientes 48 horas, se produjeron terremotos cada vez de mayor intensidad, más constantes y cercanos a la superficie, el monstruo se había levantado, caminaba e iba a destruir todo a su paso. Mientras Namalyri caminaba, salía a través de la tierra humo incandescente que oscurecía la luz del Sol, inundando de oscuridad todo cuanto tocaba.
            Para mayor desgracia, algo igualmente terrorífico se acercaba desde el océano, el llamado tifón Yunya. Los poderes de la tierra iban a dar un escarmiento a aquellos que profanaron lo que por derecho les pertenecía, un escarmiento que hoy recordamos con pena, y se nos encoje el corazón por aquellos que sufrieron, y ya perecieran o sobrevivieran al suceso recordamos con ternura.



            Aquel 15 de Junio, daría comienzo y final de esta triste historia llevada a cabo por el pavoroso enfrentamiento de la naturaleza, un choque de dioses.
            Eran las 5:55 am mientras que la gran mayoría que quedan a la sombra del volcán, científicos, que habían estado investigando sobre el cataclismo y que habían intervenido para salvar miles de vida, se afanaban por descubrir la jugada final de Apo, un atronador rugido resonó en el amanecer. El final había comenzado.
            Durante las siguientes 6 horas, se producirían 4 erupciones más, convirtiendo en noche el día. El cielo quedó oscurecido por millones de Toneladas de ceniza expulsadas a más de 50 km/h.
             A las 13:24 se produciría el peor cataclismo natural del siglo XX, liberando una energía 200 mil veces superior a la explosión causada por la bomba nuclear lanzada sobre Hiroshima. La venganza de Apo Namalyri estaba en curso.
            Pronto serían expulsados 5 km3 , es decir, 5000 millones de m3 de magma al exterior, alcanzando en pocos segundos la estratosfera, a más de 35 km de altura. La nube ardiente viajó con temperaturas que oscilaban entre los 350 ºC a los 1000 ºC, cubriendo una superficie de 125 mil km2.
            Se estima que fueron: 800 mil Toneladas de Zinc, 600 mil Toneladas de Cobre, 550 mil Toneladas de Cromo, otras 300 mil de Níquel, 100 mil Toneladas de Plomo, 10 mil de Arsénico, 1000 Toneladas de Cadmio y unas 800 Toneladas de Mercurio las que cubrieron la superficie.
            Se produjeron grandes coladas de barro que acompañaron en su trayectoria a la nube mortal de flujos piroclásticos, como nos narró Plinio en el cataclismo que asoló Pompeya, esta vez, esa nube de terror a 8000 ºC se desplazaba a una velocidad cercana a los 200 km/h arrasando todo cuento se encontraba a su paso, reduciéndolo a cenizas. (Para saber más, leer: El Enemigo de Roma)
            A las 15 horas de ese terrorífico 15 de Junio de 1991, no quedaba atisbo alguno del astro rey sobre el cielo, que, engullido por las sombras, había dado paso a un infierno desatado.
             Mientras esto acontecía, la tormenta de piroclastos arrasaría la cueva donde unos pocos Aetas habían buscado el refugio, sin embargo, por increíble que parezca, una familia consiguió sobrevivir tras untarse en estiércol por completo, y, según ellos cuentan, mientras todos chillaban e intentaban huir despavoridos, ellos rezaban a su único dios, Apo Namalyri, que, clemente, como una de las plagas que asoló Egipto, mantuvo la llama en el corazón de sus súbitos, mientras, aquellos que no habían tenido fe en él, eran carbonizados y convertidos en nada.
            Por su parte, los científicos estaban abocados a un triste final, habían tardado en desalojar en pos del pueblo y probablemente perecieran. Hoy en día cuentan como en su desgarradora carrera por salvar sus vidas, veían como las tenazas de la tierra, les iban cerrando el paso a medida que circulaban por la noche más oscura que ellos recuerdan.
            Por increíble que parezca sólo perecerían unas 300 personas por culpa de tal erupción. Pero lo peor estaba por llegar. Desde el día anterior se sabía que el tifón Yunya arrasaría la tierra el día 15, y por lo tanto los evacuados en los distintos campamentos, alrededor de 50000 personas, sin contar norteamericanos, tendrían que ser nuevamente llevados a otros lugares para salvaguardar sus vidas.
            Yunya tocaría tierra justo en el momento culmen de la erupción de Pinatubo lo que provocó una gran tormenta de lodo, aplastando todo lo que se puso a su paso, esto, sería el mayor asesino de todos. No había estructura alguna que fuera capaz de resistir el peso de ingentes mezclas de tierra y roca que llovía desde el cielo.



            Tras dos días de caos absoluto, volvería a gobernar el Sol, lo que se pudo ver, no tenía parangón alguno, allí donde frondosos bosques una vez había habitado al cobijo de la montaña, no había más que muerte y desolación.
            Las cenizas fueron registradas en esos días desde Malasia, Camboya y Vietnan. Poco a poco, las partículas de azufre introducidas por el volcán en la estratosfera, irían extendiéndose por el planeta, provocando la mayor de las perturbaciones atmosféricas conocidas desde que el Krakatoa estallará en 1883. La nube de aerosoles recorrió el planeta en poco más de tres semanas, y seguiría presente por más de un año. La temperatura global bajaría en medio grado, y, en lugares como Canarias, en los siguientes meses, se verían los atardeceres más espectaculares que se recuerdan, debido a la reflexión de la luz sobre los mismos.
            La nube produciría un descenso en la cantidad de radiación que llegaba a la superficie terrestre proveniente del Sol, lo que hizo, que, en los dos años siguientes, dícese en 1992 y 1993, bajaran entre 0,5 y 0,6 ºC la temperatura global.

            Estudios posteriores advierten que el poder que se desató, hizo que el nivel del mar bajase unos cinco milímetros que se mantuvieron durante varios años. Tras ello, el mar siguió ganándole la partida a la tierra como se venía observando desde hacía un tiempo, debido entre otros factores al calentamiento global.
            La respuesta a tal suceso se encuentra en el enfriamiento global que vimos anteriormente. La pantalla que cubrió los cielos hizo por primera vez en decenas de años que los casquetes polares en vez de retroceder aumentaran en masa.

            La erupción sería la segunda en duración de todo el siglo XX, así como la más potente. Su índice de explosividad se catalogó por encima de los 6 puntos, en una escala de 8 diseñada por los vulcanólogos para medir la explosividad de una erupción. Pinatubo ha sido declarado como un volcán  pliniano, erupción volcánica caracterizada por su similitud con la acontecida en el monte Vesubio. Sin embargo las cifras hacen que su poder destructor multiplique por dos al que tuvo lugar en Pompeya en el año 79. Arrojó  cerca de 10 billones de Toneladas de magma, y al menos 20 millones de Toneladas de SO2, o lo que es lo mismo, óxido de azufre.
            Y, por supuesto, se convertiría en la mayor erupción jamás filmada…

            El recuento de desaparecidos en la catástrofe no superaría los 1000, y aunque parecieran muchos, pone de manifiesto el gran trabajo conjunto que un grupo de hombres realizó para minimizar los impactos de la erupción, poniendo sus vidas en juego hasta un límite insospechado.
            Hoy en día recordamos el lejano eco de lo que podría haber pasado a través de las filmaciones y las fotos, pero hay que recordar a los héroes de esta historia, a esos científicos que se enfrentaron a los dioses para salvar el máximo de vidas humanas.

            Hoy en día, Apo Namalyri descansa, duerme sabiendo, que por mucho terror que desate, no servirá de nada gracias al trabajo conjunto de unos humanos desinteresados, aunque nos recuerda el poder atroz que la naturaleza puede llegar a desatar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario